Formemos Triunfadores

Tardes de estimulación para padres e hijos

“El mejor legado de un padre a sus hijos
es un poco de su tiempo cada día.”

León Battista Alberti

Todos los padres de familia deseamos lo mejor para nuestros hijos. Aun antes de que nacieran ya teníamos en mente lo mucho que los disfrutaríamos, la manera de cuidarlos y educarlos cuando llegaran, sin embargo la realidad nos presenta un día a día lleno de retos que en muchas ocasiones hace difícil llevar a cabo lo que habíamos planeado. La cantidad de responsabilidades que tenemos limitan nuestro tiempo con ellos, las exigencias escolares y sociales hacia nuestros hijos, el desgano por las tareas escolares, la dificultad para que nos hagan caso, nuestra inexperiencia como padres, su gusto por estar frente a pantallas, los berrinches cuando no se les da lo que piden, provocan que todo aquello que en un inicio imaginamos cada vez se vea más difícil de cumplir.

Por esta razón con frecuencia los padres de familia nos preguntamos: ¿Estoy siendo buen padre? ¿La educación que le estoy dando a mi hijo le permitirá hacerle frente a las exigencias de la vida adulta? ¿Qué es mejor: ser exigente o flexible en la disciplina? ¿Cómo puedo mejorar la comunicación con mi hijo? ¿Mi hijo siente un vínculo afectivo sólido conmigo? ¿Cómo lo puedo apoyar en su desempeño escolar, sin hacer el trabajo por él? ¿Las actividades que tiene le ayudan a desarrollar su inteligencia?

Ante estas interrogantes las familias optamos por alguna estrategia formada a partir de dos tendencias básicas: privilegiar los resultados escolares o privilegiar el desarrollo afectivo. La primera lo que provoca es mucha ansiedad en los niños, se genera una mala actitud hacia el estudio y se deterioran las relaciones entre los hijos y los padres. Pero si se da privilegio al desarrollo afectivo y se descuidan los resultados escolares entonces se vuelven hogares muy permisivos que no generan los hábitos y actitudes necesarias para el estudio y la disciplina.

La síntesis entre estas dos tendencias la da que la familia fije su labor educativa en formar adecuados procesos de pensamiento, pues de esta manera cultivarán niños con mucho interés por aprender, con la capacidad para hacerlo y gozarán de una buena relación afectiva.

Por tal motivo y con la idea de acompañar y orientar a los padres de familia en su labor de formar adecuados procesos de pensamiento en sus hijos la Academia Lógica te invita a ser parte del programa:

Formemos Triunfadores

El cual consiste en tardes de juego quincenales en donde tú y tu hijo participarán activamente en juegos y actividades dirigidas que favorecen el control y habilidad física, la interacción social, fortalecerán el vínculo afectivo familiar y le ayudarán a desarrollar su capacidad cognitiva para el adecuado aprendizaje. Así mismo se compartirá con los asistentes información y orientación que ayudará a fomentar la paternidad positiva. Todo en un ambiente agradable lleno de nuevas experiencias y actividades que favorecen el aprendizaje y el vínculo afectivo entre padres e hijos.

Cuando los padres de familia se deciden por el desarrollo de los procesos de pensamiento de sus hijos pueden estar seguros que todo el esfuerzo educativo que hagan dará sus mejores frutos, haciendo que sus hijos tengan una buena autoestima, seguridad en sí mismos, sean independientes, autorregulados, alegres, cooperadores, con gusto por aprender. Y cuando sean adultos y nos llenen de orgullo, escucharlos decir:

 “Gracias por el tiempo que me dedicaste para hacer de mí lo que ahora soy”.

Mayores informes:

  • 53 65 82 40