Maestros formadores de prerrequisitos

“El siglo XXI es el siglo del maestro,
 pues en su aportación está el destino de la comunidad.”

Cada vez con mayor frecuencia los maestros nos enfrentamos a esta encrucijada: por un lado programas de estudio más ambiciosos y,  por el otro, grupos más complicados. En la actualidad es común encontrar alumnos inquietos, con lapsos de atención cortos, con dificultad para aprender lo que se les enseña, desmotivados y sin respeto por la autoridad del maestro. Y, por si esto fuera poco, con padres de familia que lejos de apoyar el aprendizaje escolar, nos culpan por las bajas calificaciones de sus hijos. Toda esta situación, por su alto grado de complejidad, desgaste y falta de reconocimiento, nos lleva, a nosotros, los maestros, a dudar de la eficacia de nuestra labor pedagógica, orillándonos a perderle el sentido.  

Esta situación no es exclusiva de unos cuantos, esto empieza a ser una sensación generalizada entre las personas que nos dedicamos a la docencia los cuales cada vez con mayor frecuencia nos preguntamos: ¿Cómo puedo ayudar a que mis alumnos aprendan lo que en más de una ocasión les he enseñado? ¿Cómo lograr la atención en los niños? ¿Cómo puedo ayudar a mis alumnos que muestran mayor rezago? ¿Cómo regulo la conducta en el salón de clases sin necesidad del regaño? ¿Cómo puedo hacer que los padres de familia valoren el esfuerzo puesto en la educación de sus hijos y se comporten como aliados y no como enemigos?

Para dar respuesta a estas preguntas se requiere una nueva visión del maestro y de su labor, la cual, además de cumplir de manera eficiente con los resultados escolares, dé a los niños gusto por el aprendizaje y herramientas para sobrevivir, desarrollarse y aportar en el mundo tan complejo que les tocará cuando sean adultos. Una visión que haga trascender la labor del maestro en el bienestar y bienser de la comunidad. 

Esta nueva visión consiste en contemplar las materias escolares como el pretexto para el desarrollo de los prerrequisitos, es decir, de todos aquellos procesos de pensamiento y madurez que sustentan el aprendizaje. Cuando los prerrequisitos se han desarrollado de manera adecuada los alumnos disfrutan de las labores escolares, tienen una conducta adecuada, aprenden con facilidad, no olvidan lo que se les ha enseñado, descubren nuevos conocimientos, no le tienen miedo a las matemáticas y cuando llegan a los grados superiores de educación tienen las bases necesarias para aprovechar de manera exitosa los estudios de la carrera que hayan elegido.

Para conocer y aplicar esta nueva visión en la educación, la Academia Lógica tiene el agrado de invitarlo a integrarse a la Comunidad de Maestros Formadores de Prerrequisitos. La cual tiene dos objetivos básicos: compartir la tecnología que la Academia Lógica, en sus 40 años de investigación y experiencia, ha diseñado para favorecer el desarrollo de los prerrequisitos en los alumnos; y el segundo, generar una red de maestros en la cual sus integrantes, a través de los talleres vivenciales, intercambio de experiencias, del acompañamiento en asesorías virtuales, puedan aplicar, e incluso generar, instrumentos y prácticas para favorecer los prerrequisitos entre sus alumnos.

Un maestro formador en prerrequisitos hará una gran diferencia en la comunidad que tenga el privilegio de contar con su aportación: posee la capacidad de desarrollar los procesos de pensamiento en sus alumnos, previene problemas de maduración que afectan al aprendizaje, logra que los niños gocen de su proceso escolar y desarrollen amor por la búsqueda del conocimiento, por el esfuerzo mental y lo bien hecho,  y se convierte en un orientador reconocido y buscado por los padres de familia.  Cuando un maestro vive la experiencia como formador de prerrequisitos, le encuentra gran sentido, gozo, satisfacción y trascendencia a su aportación educativa.

Calendario de los temas siguientes:

Horario:

  • De 9:00 a 12:00 horas

Sesión a distancia:

  • Sesión a distancia de intercambio de experiencias, retroalimentación y esclarecimiento de las dudas que pudieran haber surgido en la aplicación de las técnicas entregadas.
  • Sesión sabatina de 9:00 a 10:00 horas

Financiamiento:

  • Cada taller presencial tiene un costo de $350.00 (trescientos cincuenta pesos) por persona. La sesión a distancia queda incluida en el costo del taller presencial.
  • Nota: Los talleres no son secuenciados. Se puede asistir a cada uno aunque no se haya asistido a alguno de los talleres previos.

Testimonio de la experiencia en los talleres de la Comunidad de Maestros Formadores de Prerrequisitos.

Testimonio de la experiencia en los talleres de la Comunidad de Maestros Formadores de Prerrequisitos.

Testimonio de la experiencia en los talleres de la Comunidad de Maestros Formadores de Prerrequisitos.

Informes e inscripciones:

  • Al teléfono 53 65 82 40 o 52 11 36 79

Atte. Lic. Claudia Pinedo González
Directora de la Academia Lógica sede Tlalnepantla