La obesidad infantil y los problemas de aprendizaje

Otro motivo para estar atentos a la alimentación de nuestros hijos:
LA OBESIDAD INFANTIL Y LOS PROBLEMAS DE APRENDIZAJE
por Olivia Pinedo González

Recientemente se puso en marcha una campaña de concientización, impulsada por los medios de comunicación, sobre los riesgos que presupone a la salud pública la obesidad infantil, pues el índice de niños con sobrepeso, a nivel nacional,  se está elevando exponencialmente. Aun cuando el simple hecho de las implicaciones nocivas que llega a tener la obesidad en la salud me parece una buena razón para poner atención en la alimentación de nuestros pequeños, es importante mencionar que la obesidad infantil guarda también una estrecha relación con los problemas de aprendizaje y aprovechamiento escolar, esta relación se explica de la siguiente forma:
Para que nuestro cerebro madure y realice las conexiones necesarias para procesar la información adecuadamente, necesita como base el movimiento corporal, siendo a partir del control de los propios movimientos como se vive el espacio, se entra en contacto con los elementos de nuestro entorno, se crea la posibilidad de frenar o generar el propio movimiento, se desarrolla seguridad en uno mismo y se activa la mente, acciones que prepararán al cerebro para procesos mentales más elaborados, necesarios para que el aprendizaje formal se realice de una manera sencilla y agradable.
Cuando una condición de sobrepeso, limita o entorpece el movimiento corporal el cerebro se queda sin la estimulación necesaria para echar a andar la maquinaria pensante, lo que provoca que la capacidad general se vea menguada.
Con comidas muy abundantes o difíciles de digerir tales como las elaboradas a base de harina blanca, muy condimentadas o grasosas, nuestro sistema digestivo tiene que hacer un gran esfuerzo para transformar los alimentos, lo que ocasiona que la energía que debería de fluir por todo nuestro cuerpo se concentre en el aparato digestivo, provocando un aletargamiento generalizado, que se manifiesta en pereza para moverse y en flojera mental. Si después de la comida nos da demasiado sueño quiere decir que lo que acabamos de comer nos está siendo difícil de digerir y que vale la pena revisar qué fue para evitar en lo posible su consumo o disminuir la cantidad. Mejorar los hábitos alimenticios aliviará los estados de decaimiento, fatiga y desánimo.
El sobrepeso también limita la autonomía, como lo pone de manifiesto la siguiente anécdota. En Academia Lógica, en el salón en el que realizamos los ejercicios de movimiento corporal se le pide a los niños que se quiten los zapatos para entrar, en una ocasión al terminar la sesión le pido a mi alumna que se ponga los zapatos y cual fue mi sorpresa al constatar que no podía ponérselos pues su abdomen prominente no le permitía agacharse para colocárselos, lo intentó un poco y al darse cuenta que no podía inmediatamente me pidió ayuda. Cabe destacar que uno de los principales problemas que los papás reportaban es que era una niña grande (9 años) a la que le tenían que seguir haciendo todo, vestirla, peinarla, recoger su ropa, recoger su recámara, etc. porque ella, decían, no se apuraba. Lo cierto es que en su estado de sobrepeso, todo le costaba más trabajo y el sólo hecho de mover su cuerpo la fatigaba.
Otro aspecto que se ha disparado a últimas fechas, que en muchas de las ocasiones tiene su origen en una mala alimentación, es el diagnóstico de niños con déficit de atención o hiperactivos. Cuando llegan niños con este diagnóstico a Academia Lógica pedimos a los padres que nos enlisten lo que comen sus hijos, en la mayoría de los casos describen una dieta saturada de azúcares y harinas blancas. La propiedad del azúcar es dotar de energía al organismo, sin embargo cuando la ingesta es excesiva y principalmente de azúcar refinada, el cuerpo se ve saturado de energía que necesita liberar intempestivamente, lo que genera que los niños no puedan controlarse y se desborden. Además el alto consumo de azúcar interrumpe la absorción de proteínas y nutrientes causando malnutrición lo que puede interferir en el desarrollo del cerebro.
Si usted está sufriendo por el comportamiento incontrolable de su hijo o de algún alumno, antes de hacer un diagnóstico, analice su alimentación, en caso de detectar que contiene mucha azúcar, se recomienda bajarle al consumo. En muchas ocasiones basta este pequeño cambio en la alimentación para que nuestros niños problema se conviertan en niños tratables. Con estos hechos es importante pensarlo dos veces antes de ofrecer un dulce o golosina para premiarlos.
Planear el desayuno o el lunch no siempre resulta empresa fácil pero se logra destinando un poco de tiempo y organización. Las pautas básicas en las que nos tenemos que fijar es evitar los alimentos demasiado procesados, es decir a base de harinas blancas, con demasiado colorante y endulzantes artificiales, conservadores, saturados en grasas o muy condimentados, siempre serán mejores los alimentos naturales, frutas, verduras, frutas secas, granos y semillas, así como el agua simple.
Si nuestros hijos ya están acostumbrados a ingerir alimentos procesados entonces el cambio de alimentación deberá ser paulatino, es decir, tendremos que ir remplazando poco a poco los alimentos, por ejemplo en vez de mandarle en el lunch un paquete de galletas y una bolsa de frituras, le enviamos tiritas de pepino con limón y sal, o en vez del jugo artificial o refresco, un poco de jugo natural, agua simple o de fruta fresca.
Es probable que en esta transición hacia unos hábitos de alimentación saludables nuestros hijos lloren, se enojen y nos recriminen esta decisión, sin embargo tener el sentido del por qué lo estamos haciendo nos dará la fuerza y la paciencia necesarias para seguir adelante.

Recomendaciones

  1. Permitirles que se involucren activamente en todo el proceso que lleva la compra y  preparación de la comida: desde escoger los alimentos (fruta, verdura, etc.), hasta lavar,  picar, revolver, exprimir, preparar, y servir, esto le dará otro sentido a la comida hecha en casa y muy probablemente tengamos a unos ayudantes muy entusiastas.
  2. Procurar que la hora de la comida sea un momento agradable en el que los miembros de la familia compartan sus vivencias, opiniones y puntos de vista en un ambiente de aceptación y respeto.
  3. Procurar realizar por lo menos 30 min. de ejercicio físico al día. En la medida de lo posible se recomienda inscribirlo a algún deporte que le llame la atención, al que asista regularmente.

Alimentos a evitar

  1. Botanas con exceso de sal y colorantes
  2. Galletas, pastelitos o productos de repostería
  3. Fritangas
  4. Dulces, chocolates y caramelos
  5. Jugos artificiales, refrescos
  6. Harinas blancas
  7. Lácteos con exceso de azúcar
  8. Leche con chocolate principalmente por la noche
  9. Cereales endulzados
  10. Paletas y helados
  11. Café

La mejor forma de evitar la ingesta de cualquiera de los alimentos anteriormente enlistados es no teniéndolos en casa.
El patrimonio más sólido que podemos dejar a nuestros hijos, es una buena salud y un pensamiento despierto, con capacidad y deseos de aprender. Por lo que bien vale la pena estar atentos a qué es aquello con lo que los estamos alimentando, dándoles la oportunidad de movimiento suficiente para que crezcan sanos y que puedan desarrollar todo su potencial.

2 comentarios en «La obesidad infantil y los problemas de aprendizaje»

  1. Interesante artículo; como una propuesta para ampliar mi monografía para titulación en pedagogía; porque que no solamente el ejercicio sirve para una salud interna y externa; sino para motivar aquellas piezas fisiológicas que nos permiten pensar, sin embargo poc se habla de este asunto ya lo comprobe con un prof. de educación física y comenta que en todo el objetivo de un ejercicio es para el mantto físico y no conoce bibliográfía o avance alguna en investigación e igual he investigado mal que bien por internet y no encuentro algo parecido que esten abordando mas que los aspectos fisiológicos que influyen en la educación, creo que este tema se puede ampliar mas, lo malo es que no soy investigador ni hago tesis y vendría bien intercambio de conocimientos pero es solo un trabajo de investogación informativa, sin embargo quisiera un poco más información de la que se plasma en este artículo para darle la validez requerida a mi esfuerzo y reconociendo el interés del autor(s)en su obra e integrar titulo y bibliografía en mi trabajo final. Gracias por su atención

    • La tecnología de Academia Lógica es resultado del trabajo directo que por más de 30 años se ha llevado a cabo con jóvenes, niños y adolescentes, los cuales son remitidos a nuestra institución en su mayoría por presentar un bajo rendimiento escolar.
      Una de nuestras teorías básicas es la de Prerrequisitos, en la que se plantea que las habilidades simples fundamentan a las complejas. Como dice el refrán “antes de correr aprende a caminar”. En este tiempo de experiencia nos hemos dado cuenta que habilidades motoras como el equilibrio, la lateralidad, la coordinación visomotora, fundamentan en gran medida procesos más complejos como la concentración, el seguimiento de normas o el manejo de relaciones espaciales.
      Lamentablemente todavía estas investigaciones no las hemos publicado y no tendríamos referencias bibliográficas, sin embargo en los artículos que hemos puesto en esta página usted podrá encontrar un poco más de información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*